El Séptimo Sello


1 Cuando abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora.

Apocalipsis 8:1

No hay mucha información en esa sola oración, pero probablemente sea el versículo más misterioso de toda la Biblia.

Los primeros seis Sellos van en orden, comienzan en Apocalipsis 6:1 y terminan en Apocalipsis 6:17. Luego está el capítulo 7, que no menciona el Séptimo Sello. El Hermano Branham compara Mateo 24 con los primeros seis sellos, pero no menciona el Séptimo. Lo único que sabemos es ese corto versículo del capítulo 8, que dice que hubo silencio. ¿Por qué hubo silencio? ¿Qué significa este Séptimo Sello?

LEER LAS CITAS

Ahora, noten que Israel cree solamente a sus profetas, y eso después que son vindicados. Y en ningún tiempo durante las edades de la iglesia, desde el tiempo de la iglesia apostólica primitiva, ha habido ocasión cuando la iglesia protestante tuviese un profeta. Díganme quién fue y muéstrenmelo. Nunca ha sido. Allá en la edad primitiva apostólica, tuvieron uno que se llamaba Agabo, quien fue un profeta vindicado. Pero en…Cuando los gentiles entraron a la herencia de Dios, y Pablo se tornó hacia los gentiles. Después que Pedro, como leímos anoche, había recibido de parte del Señor, que El estaba “tomando un-un pueblo para Su Nombre de entre los gentiles (Su Novia)”, desde entonces no ha sido registrado sobre las páginas de la historia la existencia de un profeta gentil.

Lean la historia para que verifiquen. ¿Por qué? Exactamente, porque hubiera sido contrario a la Palabra. Exactamente. Lo primero que salió fue el león. Esa fue Palabra de profeta. Lo siguiente en salir fue el que obró, sacrificio. Lo siguiente en salir fue la astucia del-del hombre. Pero nos ha sido prometido que en los últimos días aquello volverá de nuevo a la Iglesia para el beneficio de enderezar todo lo que fue dirigido mal, lo que se pasó por alto, lo que fue dejado sin terminar, sin terminar. Porque aquí nos es predicho que el Mensaje del séptimo ángel concluirá los misterios de Dios. Y lo hemos estudiado cabalmente. Vemos que todo está en completa armonía con las Escrituras. Por eso es así.

Ahora, ¿pueden imagínense cuando esta persona llega a la escena? Cuando llegue, recuerden, será algo tan humilde que las iglesias lo pasarán por alto, pero muy distante. Y ¿pueden imaginarse a las iglesias todavía bajo las tradiciones de los reformadores, aceptando a un profeta de Dios que esté firmemente en contra de sus enseñanzas y organizaciones?

Ahora, hay una sola persona que podría llenar ese requisito, un solo Espíritu que ha estado sobre la tierra, hasta donde yo conozco. O, sería…Tendría que ser Elías, en su tiempo. Y así fue predicho que sería, lo cual es nada menos que el Espíritu de Cristo. Cuando vino Cristo, Él fue la plenitud. Él fue el Profeta. Él fue el-el Dios de los profetas. ¿Ven? ¿Ven?

El Séptimo Sello (63-0324E)


Ahora fíjense bien. “Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán sus escogidos de los cuatro ángulos de los cielos”. Ahora el comienza… Vean, Él aquí no dice nada respecto al Séptimo Sello. ¿Ven? Él habló del Sexto Sello; del Primero, Segundo, Tercero, Cuarto, Quinto, y el Sexto. Pero noten:

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca.

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas.

Esa última pregunta que le hicieron: “¿Cuál será la señal del fin del mundo”? “Cuando viereis a estos judíos…Cuando viereis estas otras cosas suceder, pues ya sabéis lo que está ocurriendo. Ahora cuando viereis a estos judíos…” Y estaba hablando con judíos.

Ahora miren. ¿A quiénes estaba hablando, a gentiles? Judíos. Judíos. ¿Ven? Ahora Él dijo: “Seréis odiados de todas las naciones por causa de Mi Nombre”, y así de esa manera. Ahora, “Cuando”, dijo Él, “cuando viereis a estos judíos allá comenzando a florecer”; cuando Israel comience a regresar a su propio país. Cuando ella llegue a eso (la Iglesia estará lista para el Rapto); y sólo quedarán tres años y medio hasta el fin del viejo mundo, el cual entra en caos, y luego viene el Milenio a la tierra nueva—nueva. Dice, “Aun a la puerta”.

Ahora, mil años sobre la tierra es un solo día con Dios. Y tres años y medio, ¿significarían qué? Cuestión de unos cuantos segundos en el tiempo de Dios. Por eso Él dijo: “Está a la puerta”. De cierto os digo que esta generación, esta gente, no será acabada, consumida hasta que todas estas cosas… ¿Qué, qué no será acabada? Siempre han tratado de aniquilar al judío. Pero nunca alcanzarán a hacerlo.

Pero fíjense. La misma generación de judíos que presenciaron el retorno a la Palestina, esa generación es la que vería estas cosas suceder. Y en estos últimos dos años ha llegado a ser cabalmente una nación con su propio dinero, y demás cosas. Allí está.

Luego, amigos, ¿a dónde estamos? Los Sellos y todo abriendo; y ahora estamos viendo esto que está metido aquí. Allí está. Entonces ¿ven dónde estamos? Ojalá lo entiendan. Yo no tengo educación. Sé de qué estoy hablando, pero quizás no lo pueda explicar-explicar para que lo entiendan. Pero confío que Dios tome estas palabras mezcladas y las presente en orden a Uds. y les permita ver lo que es. Porque estamos a la puerta. Estamos en esta hora.

El Séptimo Sello (63-0324E)


Debemos recordar que este Séptimo Sello es el fin del tiempo, de todas las cosas. Correcto. Las cosas escritas en el Libro sellado con Siete Sellos, selladas, tocante al plan de redención desde antes de la fundación del mundo, todo ello termina. Es el fin; es el fin para este mundo que lucha. Es el fin de la naturaleza que lucha. Es el fin de todo. En eso también encontramos el fin de las Trompetas. Es el fin de las Copas. Es el fin de la tierra. Es el…Aun es el fin del tiempo. El tiempo termina. Así nos lo dice la Biblia.

Mateo, capítulo siete…Quiero decir, Apocalipsis el 7…El capítulo 10 y el…versículos 1 al 7. El tiempo termina. El Ángel dijo: “El tiempo no será más”. Y eso será en los días cuando esta gran cosa suceda. Todo termina, en ese tiempo, el fin del-del…al final de este Séptimo Sello.

Noten. Es el fin de la edad de la iglesia. Es el-el fin del Séptimo Sello. Es el fin de las Trompetas; es el fin de las Copas, y aun concluye la introducción al Milenio. Todo eso en el Séptimo Sello.

El Séptimo Sello (63-0324E)


Y ahora, tan cierto como yo estoy parado aquí en la plataforma esta noche, tuve la revelación que lo reveló. Está en una manera triple. Y ahora con la ayuda de Dios les hablaré de una parte de eso. Entonces Uds.…Primeramente, revisemos esto. Aquí está la revelación, para dar comienzo a lo que les quiero decir, lo que es. Lo que sucede es que…Esos Siete Truenos que él escuchó que sonaron, y que le fue prohibido escribir, en eso consiste el misterio, allí detrás de esos Siete Truenos consecutivos que salieron.

Pero ¿por qué? Prosigamos a probarlo. ¿Por qué? Es el secreto que ninguno conoce. A Juan le fue prohibido escribir de ello, y aun-aun de escribir algún símbolo al respecto. ¿Por qué? Por esta razón no había ninguna actividad en el Cielo: posiblemente daría a conocer el secreto. ¿Ahora lo ven? Si es tan tremendo, pues tiene que estar incluido, porque tiene que suceder. Pero cuando los Siete Truenos…

Ahora noten. Cuando aparecieron los siete Ángeles para tocar sus trompetas, hubo un solo trueno. Cuando Israel fue juntado, hubo una trompeta. “Cuando el tiempo no será más”, la última trompeta, un trueno. Pero aquí son Siete Truenos, seguidos, en línea: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ese número perfecto. Siete Truenos, en línea, emitieron, no…emitiendo: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, en línea. Luego, los Cielos no pudieron escribir eso. Los Cielos no pueden conocer nada al respecto, nada, porque no hay nada en qué basarse. Era un tiempo de reposo. Fue algo tan tremendo, que fue guardado como secreto de los Ángeles. Ahora, ¿por qué?

Si Satanás lograra conocer esto, quizás haría gran daño. Esa es una cosa que él no sabe. Ahora, él puede interpretar lo que él quiera, y puede imitar cualquier don (ojalá estén aprendiendo), pero él no puede conocer esto. Ni está escrito en la Palabra. Es un secreto por completo. Los Ángeles y todos callaron. Si ellos hubieran hecho algún movimiento, quizás eso hubiera dado a conocer algo, así que callaron, dejaron de tocar las arpas. Todo se detuvo.

El Séptimo Sello (63-0324E)


Recuerden: Satanás tratará de imitar. Él tratará de imitar todo lo que hará la Iglesia. Él lo ha intentado. Lo hemos notado a través del anticristo. Pero esta es una cosa en particular que él no podrá imitar. De esto no habrá mímica, porque él no lo sabe. No hay manera que lo llegue a conocer. Esta es el Tercer Jalón. Él no sabe nada al respecto. ¿Ven? Él no lo entiende.

El Séptimo Sello (63-0324E)


¡Oh, qué día en que estamos viviendo! ¡Qué grande cosa! ¿Ahora pueden ver el misterio y el secreto? La Tercera… Estando allí parado cuando esto se fue, Algo me vino y dijo: “No temas”. Ahora yo no oí ninguna voz, pero era algo como por dentro que me habló. Tengo que decirles la Verdad, así como sucedió. Algo vino y dijo: “No temas, esto es el Tercer Jalón”.

¡Tercer Jalón! ¿Uds. recuerdan eso? Él dijo: “Has tenido tantos imitadores por esto, que lo has tratado de explicar. Pero”, dijo, “ni lo intentes con esto”. ¿Cuántos recuerdan eso? ¿Cuántos recuerdan esa visión? Pues, está en todas partes. Está grabado, y está en todas partes. Eso ya hace como seis años, como siete años. Hace como siete años. Dijo: “No trates de explicar eso”. Dijo, “Esto es el Tercer Jalón, pero te encontraré allá adentro”. ¿Correcto? Dijo, “No intentes…”

El Séptimo Sello (63-0324E)


Entre nosotros no hay ningún hombre grande. No somos hombres ni mujeres grandes. Todos somos hermanos y hermanas, todos iguales, en el mismo nivel. No somos “grandes”. Uno no puede hacer a uno más grande que otro, nunca se debe hacer eso. ¡No señor! Pero todos somos seres humanos. No traten de interpretar las cosas. No traten de hacer algo más que vivir simplemente una vida apegada, dando todo el honor y la adoración a Jesucristo. ¿Todos entienden eso? Amén. De todo corazón ámenle. ¿Lo harán?

Yo le amo, yo le amo,

Porque Él a mí me amó;

Y me compró la Salvación

Allá en la cruz.

¡Alabado esa Dios! ¿Todos entienden completamente? ¿Todos creen? Recuerden cuando comencé y dije: “¿Quién ha creído a nuestro anuncio? Y ¿sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová”? ¿Le ha revelado Él a Ud. Su misericordia y Su bondad? Amén.

Recuerden, ámenle de todo corazón. Yo ahora voy a regresar a mi hogar. Estaré aquí de nuevo como a principios de junio, Dios mediante. Quizá si el Señor lo pone en mi corazón, quizás temprano en el verano, ya sea en junio o por allí, quizás temprano en el otoño, si el Señor tarde Su venida, yo quisiera regresar y programar otra serie de siete cultos para predicar “Las Ultimas Siete Trompetas”. ¿Les gustaría? ¿Les gustaría? ¿Orarán por mí para que Dios me ayude? Muy bien. Hasta que nos veamos otra vez, recuerden este himno:

Yo le amo, yo le amo,

Porque Él a mí me amó;

Y me compró la Salvación,

Allá en la cruz.

Ahora quiero que inclinen sus cabezas. Quiero orar por Uds. Antes que venga el pastor para despedirlos, quiero orar por Uds.

Nuestro Padre Celestial, haz que la gente entienda, Señor. Estoy seguro que hay aquellos que no entienden. Pero Padre, haz que conozcan el objetivo. Y que entiendan Padre, que-que es Tu gracia hacia ellos, por la cual estas cosas fueran reveladas. Y yo te quiero agradecer, Señor, por el conocimiento de saber estas cosas que Tú nos has revelado. Y yo ruego por cada uno presente, todos los que han asistido a estos cultos.

Si hay aquellos que no creen, concede Señor, que lleguen a ser creyentes. Yo ruego por todos aquellos que lleguen a escuchar los Mensajes por la cinta. Y si esto llega, como sin duda ha de ser, a hogares y lugares donde hay incrédulos que tendrán sus diferencias; pero Padre, yo ruego por cada uno, que antes de que hablen una sola palabra blasfema, que primero se sienten y escudriñen las Escrituras a la luz de lo que ha sido dicho, y luego que te digan a Ti que verdaderamente son sinceros y que quieren saber si esto es Verdad o no. Yo oro por ellos, Padre.

Y ruego por estos que han estado de pie alrededor de estas paredes y por fuera y los que estaban en los automóviles; ruego por los niños y todos los que han asistido. Y así todos Señor, yo oro por ellos. Y ruego que respondas a mi oración, y que los bendigas.

Primeramente, Señor, que des Vida Eterna a cada uno. Ruego que ninguno de ellos se pierda, ni uno. Y ahora Padre, no sabemos cuándo será este gran evento. Pero cuando vemos estas señales apareciendo, y los acontecimientos Escriturales, eso anima a nuestro corazón sobre medida. Y yo ruego, Dios y Padre, que nos ayudes.

Ruego que ayudes a nuestro querido pastor, el Hermano Neville. Llénalo, Señor, de gracia, poder y entendimiento, para que pueda tomar este Alimento almacenado y alimentar a los corderos de Dios. Señor, pido que alejes toda enfermedad de nosotros. Concede que cuando la gente se encuentre enferma, que se acuerden que la presente y toda suficiente Sangre del Señor Jesús está sobre el altar como nuestra expiación. Y ruego que sean sanos inmediatamente. Y ruego que apartes de ellos el poder de Satanás que viene para desanimarlos, o insistirles a formar sectas. Oh Señor, mantén lejos de ellos todos los poderes del enemigo. Santifícanos en Tu Palabra. Concédelo, Señor.

Luego, Señor, ruego que me ayudes a mí. Señor, estoy-estoy-estoy comenzando a decaer. Sé que mis días ya no pueden ser muchos. Y ruego que me ayudes, que yo sea sincero, Señor, y honesto y verdadero, para que así pueda llevar el Mensaje hasta donde me es ordenado llevarlo. Y cuando llegue el tiempo de mi descanso, y yo llegue a la orilla del Río, y las olas estén pegando, oh Dios, concede que pueda entregar esta Espada a otro, que la pueda manejar en una forma sincera, Señor, y que así lleve la Verdad. Concédelo Señor. Mientras tanto, ayúdame a ser fuerte, sano y valeroso. Ayuda a mi iglesia. Bendícenos aquí juntos, Señor. Somos Tuyos.

Sentimos ahora que Tu Espíritu está entre nosotros. Creemos que responderás a nuestras oraciones. Por cuanto nos sometemos a Ti juntamente con Tu Palabra, para servirte por los días que nos queden sobre esta tierra, en el Nombre del Hijo de Dios, Jesucristo, nuestro amado Salvador, y para Su gloria. Amén.

Yo…(¡Dios les bendiga!)…Yo le amo (de todo corazón),

Porque Él a mí me amó;

El Séptimo Sello (63-0324E)

Fonte: Voice Of God Recordings

gravações a voz de Deus

Publicado en Estudios | Destacados.

Deixe seu comentário

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...