El Sexto Sello


12 Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre;

13 y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.

14 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.

15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes;

16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;

17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

Apocalipsis 6:12-17

Algo drástico sucede cuando se rompe este Sello. Hay un gran terremoto, el sol se vuelve negro, todo parece desmoronarse. El Hermano Branham nos dice que el Sexto Sello es el Sello del Juicio, pero ¿qué lleva a la ruptura de este Sello? ¿Qué relación guarda con los judíos? ¿Y qué de la iglesia católica?

LEER LAS CITAS

La Biblia dice que así sucederá en los últimos días con todo lo que no fuera predestinado. “Los Escogidos”. Allí dice, “Los Escogidos”. Ahora, cualquiera, estudien esa palabra y vean lo que dice en el margen, y verán lo que significa. Dice, “Los escogidos, predestinados”. ¿Ven? “Y engañará a todos los que no tienen sus nombres escritos en el Libro de la Vida del Cordero desde la fundación del mundo”.

Cuando el Cordero fue inmolado, los nombres fueron puestos en el Libro. En esta noche Él está en el Lugar Santo allá en la Gloria, como intercesor, intercediendo por todas esas almas cuyos nombres están en ese Libro. Y ninguno conoce ese nombre, sino Él mismo. Él es el que tiene el Libro en Su mano, y Él sabe que cuando haya entrado el último, entonces Su tiempo de intercesión habrá cesado. Entonces Él aparece para reclamar aquello por lo cual ha estado intercediendo. Ahora Él está haciendo la obra de Pariente Redentor, pero después aparece para recibir lo Suyo.

¡Oh, qué cosa! Eso debiera llevar a todo Cristiano para escudriñarse y levantar las manos ante Dios, y decir: “¡Purifícame Señor! Mira mi vida y—y muéstrame, muéstrame las cosas malas que hay en mí, para así quitarlas de una vez”. “Si el justo con dificultad se salva, ¿en dónde aparecerá el impío y el pecador”? [I Pedro 4:18] Este es el tiempo de examen.

El Sexto Sello (63-0323)


Notamos ahora, al entrar al Sexto Sello. Y que el Padre Celestial nos ayude mientras nos aquietamos con este Sexto Sello. El versículo 12 del capítulo 6.

Miré cuando abrió el sexto sello, y he aquí hubo un gran terremoto; y el sol se puso negro como tela de cilicio, y la luna se volvió toda como sangre;

y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.

Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar.

Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes;

¿Notaron eso? Miren “los poderosos”, ¿ven? ¿Qué habían hecho? “Habían recibido del vino de la ira de la fornicación de la ramera”. ¿Ven? Es la misma clase de gente que tomó de su vino. ¿Ven?

y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero;

porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

¡Qué tremenda introducción! Miren, los jinetes, las bestias, y las bestias que respondieron, todo eso ha cesado. Luego fuimos elevados y vimos los mártires bajo el Trono. Ahora, de aquel tiempo, estos mártires son los verdaderos judíos ortodoxos que murieron en la fe Cristiana…o más bien en su fe religiosa porque no podían ser Cristianos.

Recuerden, Dios les cegó los ojos. Y continuarán en forma ciega por mucho tiempo, hasta cuando la iglesia gentil sea tomada de la escena. Porque Dios no lidia con esos dos pueblos a la vez, porque es muy contrario a Su Palabra.

Recuerden, Él siempre lidia con Israel como nación. Es la nación de Israel. Los gentiles como individuos, “un pueblo tomado de entre los gentiles”. Y tenía que ser, el gentil, tenía que formar… Compuesto de todas las gentes del mundo; y de vez en cuando entra en eso un judío. ¿Ven? Como un árabe, o un irlandés, o un indio o lo que fuera; todas las razas del mundo componen este ramo de flores, la Novia. ¿Ven?

Pero ahora, cuando se trata de lidiar con Israel, en esta última parte de la semana setenta, Él lidia con ellos como una nación; ya habrá terminado con los gentiles. La hora se aproxima rápidamente, y puede ser aún esta—esta misma noche, cuando Dios se torne completamente de los gentiles, totalmente. ¡Exactamente! Él así lo dijo: “Y Jerusalén será hollada de los gentiles, hasta que los tiempos de los gentiles sean cumplidos”. [San Lucas 21:24] Los tiempos habrán terminado. Sí señor. Y entonces, “El que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía”. ¿Ven?

El Sexto Sello (63-0323)


Fíjense bien en lo que sucedió: “La tierra tembló, el sol se oscureció, y la luna tampoco daba su luz, y las estrellas se estremecieron y cayeron”. Y pues, todo sucedió en el tiempo de la apertura de este Sexto Sello. Eso es cuando sucede, inmediatamente después del anuncio de los mártires. ¿Ven? Allí los mártires habían terminado.

Entonces Uds. ven que estamos cerca de esa hora ahora mismo. Podríamos estar a cualquier momento, porque la Iglesia está a punto de emprender su vuelo. Pero recuerden, cuando estas cosas suceden, la Novia no estará aquí. Recuerden, la Novia ya se habrá ido; ella no tiene que pasar por nada de eso. Este es un tiempo de tribulación y de purificación para la—para la iglesia; le toca a ella pasar por eso, pero no a la Novia. Él quita a Su amada de la escena. Sí señor. Ella ya es redimida. Vean, es una clase de…Es por Su propio escogimiento, Su propia elección, como cuando cualquier hombre elige su novia.

El Sexto Sello (63-0323)


Porque sabemos que este Sexto Sello es el Sello del juicio. Es exactamente el Sello de juicio. Ahora, hemos visto el—el anticristo cabalgando. Vimos el arrebatamiento de la Iglesia; ahora está culminada y sube. Luego vimos los mártires, aquellos judíos bajo del altar. Ahora, esto aquí es la apertura del juicio sobre la gente, los cuales son… De este juicio de Tribulación saldrán los ciento cuarenta y cuatro mil judíos redimidos. Les probaré que son judíos y no gentiles. Estos no tienen nada que ver con la Novia, nada. Ya vimos que la Novia subió.

El Sexto Sello (63-0323)


Ahora miren esto. Cuando estos dos profetas están profetizando allá, ellos…Si alguien los trata mal, les hace daño: “fuego sale de sus bocas”, el Fuego del Espíritu Santo, la Palabra. La Palabra es Dios. La Palabra es Fuego. La Palabra es Espíritu. ¿Ven? “Procede de sus bocas”.

Fijémonos en Moisés. Veamos qué procedió de su boca. Aquellos, Israel, comenzó a, la manera que estaban actuando allí, los—los…Quiero decir que los egipcios estaban maltratando a los judíos. Moisés…Es que no los dejaban ir. Faraón no los soltaba. Dios puso las palabras en la boca de Moisés. Vean, eran los pensamientos de Dios entrando al corazón de Moisés; luego él va y lo pronuncia, y entonces llegan a ser la Palabra. Estiró la mano y dijo: “Sean las moscas”, y aparecieron moscas. Vean esto.

Si alguno quiere dañarlos, sale fuego de la boca de ellos, y devora a sus enemigos:…

¿Ven? Allí está. Pueden hablar lo que quieran, y sucede en el acto. ¡Amén!

 …y si alguno quiere hacerles daño, debe morir él de la misma manera.

¡Hermano, aquí es donde Dios entra en la escena!

Ellos tendrán el poder para cerrar los cielos para que no llueva durante el tiempo de su profecía.

Elías, él sabe cómo hacer eso, porque lo ha hecho antes. ¡Amén! Moisés sabe cómo hacerlo, porque lo ha hecho antes. Por esa razón estos dos fueron reservados. Ahora…¡Amén!

Aquí podría decir algo muy tremendo, pero creo sería mejor dejarlo para mañana por la noche. ¿Ven? Muy bien.

 …y tendrán poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y también poder para herir la tierra con las plagas cuantas veces quieran.

¿Qué es? ¿Qué podrá producir estas cosas, sino la Palabra? Ellos podrán hacer lo que quieran con la naturaleza. ¡Aquí está! Ellos son los que producen este Sexto Sello. Lo descubren y lo abren. Es el poder de Dios para interrumpir la naturaleza.

Vean, el Sexto Sello es completamente una interrupción de la naturaleza. ¿Lo están captando? Allí está el Sello. ¿Quién lo hace? Los profetas, del otro lado del Rapto. Con el poder y la Palabra de Dios, condenarán la naturaleza. Podrán producir terremotos, convertir la luna en sangre, hacer bajar el sol, o en fin, lo que ellos manden. ¡Amén!

Allí lo tienen. Allí lo tienen. ¿Ven cómo los Sellos se abren juntamente con las edades de la iglesia, y cómo mostró los mártires? Y aquí están estos dos profetas parados aquí con la Palabra de Dios, para hacer con la naturaleza lo que gusten. Y así sacuden la tierra. Y nos muestra exactamente quiénes hacen esto. Son Moisés y Elías, porque allí están sus ministerios nuevamente personificados, ambos hombres. ¡Oh, qué cosa! ¿Lo pueden ver? ¿Pueden ver lo que es el Sexto Sello? Son esos profetas.

Ahora noten. No dejen que esto les vaya a sofocar. Pero fíjense qué fue lo que abrió este Sello: profetas. ¿Ven? ¡Amén! Allí lo tienen. ¡Oh, hermano, estamos viviendo en el día del águila, con la cabeza entre las nubes! Ellos abrieron el Sexto Sello. Tienen poder para hacerlo. Amén. Allí está el Sexto Sello, abierto. ¿Ven?

El Sexto Sello (63-0323)

Fonte: Voice Of God Recordings

gravações a voz de Deus

Publicado en Estudios | Destacados.

Deixe seu comentário

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...